Diez aprendizajes clave en innovación

Diez aprendizajes clave en innovación

Durante las dos últimas décadas, el campo de la innovación ha avanzado a pasos agigantados. Lo sabe bien Alfons Cornella, innovador y fundador de The Institute of Next, compañía que pretende empujar a aquellas empresas que así lo desean a realizar una reflexión a largo plazo sobre los cambios que vienen y transformarán los modelos de negocio del futuro. Durante la sesión «Qué hemos aprendido de innovación: 20 años de proyectos», Cornella compartió los diez aprendizajes claves del sector en los últimos tiempos basándose en su último libro «Cómo innovar sin ser Google» (Profit, 2020). Un manual que, en palabras de Cornella, «explica qué puede hacer una empresa mediana sin ser un gran conglomerado como Google».

 

  • La innovación es una cuestión de humanos. El punto crítico de la innovación es la recompensa y, sin cambiar la forma cómo incentivamos a las personas y a los equipos, se hace imposible avanzar en la innovación. La innovación trata, sobre todo, del liderazgo y de cómo va a impactar en las personas.
  • Innovación es 20% idea y 80% ejecución. La innovación se confunde fácilmente con la creatividad. Tendemos a pensar que la innovación es llenar una pared de post-its pero, sin embargo, se trata de un esfuerzo constante, no es algo puntual.
  • Hay demasiada innovación innecesaria. La innovación debe resolver un problema. La manera de empezar a innovar es encontrar un problema significativo, algo que tenga sentido resolver. No hay innovación sin alguien dispuesto a valorar la aportación que le damos.
  • Los humanos somos complicados. Gestionar personas es un proceso de innovación difícil. No se tiene miedo al cambio sino a perder con el cambio. Por eso no se debe gestionar a través de outputs(objetivos cumplidos) sino de outcomes (resultados esperados). La innovación tiene que ser un proceso compartido.
  • Humanos x Máquinas. La inteligencia artificial cambiará la forma cómo innovamos y creamos nuestros modelos de negocio. Aumentará de forma profunda la capacidad de las organizaciones de generar ideas útiles.
  • Asia cambia las reglas del juego. El impacto del continente asiático en la innovación será totalmente relevante. Las empresas chinas, concretamente, están cambiando las reglas del juego, bien sea por los aceleradores de hardware con los que cuentan o por la lectura del mercado a través de redes sociales que realizan.
  • Empresas y start-ups. Las empresas establecidas conocen y manejan el mercado, mientras que las start-ups generan ideas. La innovación consiste en rodearse de start-ups para que desarrollen nuevos productos mientras que la empresa gestiona el mercado.
  • Ideas, valor y resultado. Para que la innovación funcione debe seguir un sistema triangular. Es un motor de tres tiempos que tiene que funcionar constantemente. El punto clave, sin embargo, es el valor: lo primero que hay que hacer es un análisis del valor percibido por parte del usuario al que va dirigido la innovación. Ej.: El modelo Verne.
  • Aplicar métricas que midan objetivos. La innovación precisa de objetivos claros medidos con sus adecuados KPIs (indicadores de performancia) y métricas. Ej.: ISR (Innovation Sales Rate). Determina el porcentaje de ventas de la empresa que corresponde en este ejercicio a productos lanzados en los últimos tres a cinco años.
  • La complejidad lo cambia todo. La innovación ya no puede ser como una trayectoria directa, sino que tiene que ser adaptativa. La innovación es un proceso muy dinámico.


La innovación debe resolver un problema. La manera de empezar a innovar es encontrando un problema significativo, algo que tenga sentido resolver
.

Alfons Cornella, innovador y fundador de The Institute of Next

Post a Comment